Un poema casi canción…

Hola, ¿Me recuerdas? Soy el tipo de las lineas tristes,
el que pintó sonrisas falsas en su rostro cuando te fuiste,
ha pasado tanto tiempo, quizá no debí volver
pero extrañe tanto las manchas de tinta sobre mi piel.

Quise verte, platicarte, que sigo siendo el mismo
que escuchó todas tus palabras cuando te hundias en el abismo,
se que las cosas han cambiado y ya no me necesitas,
lo comprendí poco a poco cuando cesaron tus visitas,
yo estoy bien aunque en mis hojas todavía
permanecen las memorias de tu difunta melancolía.

No volví con la intención de arrastrarte hacia mi tristeza,
tampoco vine a llenar de ideas necias a tu cabeza,
solo pretendo saber si eres feliz ahora
y no oscurecen tu camino la llegada de las auroras,
ahora bien, si tú estas bien yo lo seguiré estando
aunque permanezco vacío desde que tu pluma ceso su canto…

Hola querido cuaderno, ¿Como podría olvidarte,
si todos los dias mi mente recurre a extrañarte?

Los dias ya no son tan oscuros, la luna los ilumina,
hoy soy un poco más feliz de lo que imagine sería,
sin embargo, por ello había un precio que pagar,
para que llegara la felicidad la inspiración debía marchar,
elegí a la felicidad por encima de la inspiración
y puse fin a la eterna lucha entre el cerebro y el corazón,
entonces se acabaron los inviernos frios, los dias tristes
y las tardes de poesías causadas por mis despistes.

Aún a veces en soledad me llego a preguntar
si acaso valió la pena atreverme a cercenar
la tristeza que un dia me sirvió de manto,
los poemas, los libros y aquellos frios cantos,
solo pude llegar a una conclusión irrefutable,
“No vale de nada el talento, si este te vuelve miserable”

Anuncios

#Fragmento

-Hoy mi cielo está nublado,
supongo que mis miedos brillarán un poco más.

Son tan distintas las cosas que anhelo de las que sueño,
hoy Dios no meció mi cuna y me ha tocado despertar-

Condenados al exhilio

-Exhiliados del anhelo, caminantes sin rumbo,

Propensos a no sentir nada, a no ser parte del mundo,

Vemos, actuamos, crecemos, o al menos eso pensamos,

Maquinas irregulares, que no servian y nos desecharon…
Me explico? Somos escoria, lo que la sociedad no aceptó,

Aquello que no entraba en el esquema, aquello que se rehusó,

A ser preso de la tv, del telefono o el cd,

Los que dijimos NO cuando quisieron comprar la fé.
Observamos en la distancia mientras se desmorona todo,

Con la mirada triste en el cielo y el cuerpo cansado en el lodo,

Estamos solos, somos tantos y estamos solos,

Por entender lo que esta pasando y refugiarnos en desahogos.
Tu, yo, nosotros, ellos,

Centenares de almas concientes que sueñan con un mundo nuevo,

Con arrancar a pedazos el dolor ajeno,

Y pintar de verde nuestro hemisferio,

Yo te invito, si el universo te ha premiado con un poco de materia gris,

Acompañame, el mundo merece tener un final feliz-